La inspiración de Nubeá

La inspiración de NubeáLa inspiración de Nubeá

La inspiración Nubeà tiene origen en la voluntad de ponerse en armonía con la Naturaleza. Con esta certeza Nubeà genera un programa de formulaciones naturales útil a restablecer un adecuado re-equilibrio de la piel, actuando con precisión y sensibilidad hacia las principales anomalías del cuero cabelludo y del cabello.

Con este objetivo, Nubeà quiere que la base de las formulaciones de productos dermo-cosméticos sean los aceites esenciales y los extractos de plantas. Tanto que estos constituyen el mayor destino de la evolución biológica de las plantas aromáticas.

Los aceites esenciales y los extractos vegetales contienen las mejores propiedades medicinales y curativas presentes en el mundo vegetal.

 

A partir de este conocimiento, respaldado por años de estudios científicos de los naturalistas más importantes de Europa, los investigadores de Nubeà extrajeron las líneas de las formulaciones apropiadas que no desestabilizan el delicado equilibrio del cuero cabelludo y de los cabellos.

Por lo tanto, Nubeà sólo produce fórmulas libres de alcohol y usa tensioactivos de origen vegetal, el único realmente delicado y compatible con la piel sensible (SLES free), garantía en términos de eficacia y resultados.

Aceites esenciales y perfumes naturales

Los perfumes y los aceites esenciales contienen propiedades medicinales y curativas de las plantas aromáticas. Por ello, para preservar la calidad óptima de los aceites esenciales, es preciso obtenerlos por destilación a vapor.

Es preferible el uso de plantas provenientes de agricultura biológica que dan vida a aceites esenciales biológicos.

Aun en muy pequeñas cantidades, estos preciosos aromas ponen a disposición sus múltiples propiedades a través de los productos de aromaterapia para el cuidado del cuerpo, del rostro y del cabello.

Numerosos estudios han puesto en evidencia la acción revitalizante y armonizadora de los aceites esenciales, especialmente a través de cadenas aromáticas similares contenidas en las plantas y en los humores de nuestro cuerpo.

El diálogo olfativo con las plantas puede resumirse de la siguiente manera: los perfumes y los aromas que nos agradan favorecen nuestra salud.

Como se sabe, la piel es el órgano más extendido del cuerpo y constituye la interfaz entre el interior y el exterior. Refleja el funcionamiento del organismo, filtra y nos protege de las influencias negativas y de los distintos tipos de contaminación provenientes del exterior.

Nuestra epidermis, así como nuestro cabello, constituye el espejo de nuestro estado de salud. Por lo tanto, es útil seguir un régimen de vida equilibrado: comer sano, beber mucha agua, hacer ejercicio físico, cultivar pensamientos positivos. Confiando en la vida que fluye dentro de nosotros y que nos une, no sólo a las otras personas, sino también a todo aquello que vive.

La salud y la belleza de nuestra piel requieren cuidados: detersión, hidratación, tonificación, regularización de la actividad de las glándulas sebáceas, prevención del envejecimiento.

Para ello, los aceites esenciales de calidad ofrecen sus fuertes propiedades terapéuticas y benéficas. En particular, desarrollan una revitalización intensiva del organismo y una protección ligada a su actividad antiséptica y desinfectante.

La vía cutánea es considerada por muchos terapeutas como el mejor canal para el uso de los aceites esenciales. Porque nos permite aprovechar de la manera más simple sus numerosos efectos benéficos.

1 comentario en “La inspiración de Nubeá”

Deja un comentario